Lebrel escocés

La mejor manera de describir al Lebrel escocés es como caballeroso. Es suave pero fuerte, sensible pero valiente. Leal, devoto, tranquilo y vigilante son términos que se aplican a este perro. Es valiente ante el peligro, pero nunca agresivo.

Índice de contenidos

Información sobre las razas
Otro nombre
Deerhound
Origen
Escocia
Altura
71-81 cm
Peso
34-50 kg
Pieles
Medio
Color
Todos los tonos de gris y topo
Vida útil
8-11 años
Clasificación ICF
Galgos
Grupo
Perros para niños, perros de caza
Precio
$400-1500

Fotos de la raza

Características de la raza

Intelecto
4/10
Energía
7/10
Salud
8/10
Vigilando
2/10
Amor por los niños
10/10
Atención
7/10
Nutrición fácil
7/10
Necesidades de formación
5/10
Tendencia a la formación
5/10
Mudanza
5/10
Comunicación
9/10
Ira
4/10

Historia del origen

Los orígenes del Lebrel escocés se pierden en las brumas de las Highlands. Durante siglos se les ha conocido como perros lobos irlandeses, galgos escoceses, lebreles y lebreles de las Highlands. Se desconoce si en un principio se utilizaban para cazar lobos y luego se reconvirtieron para cazar grandes ciervos de las Highlands, pero sabemos que ya se utilizaban en el siglo XVI para cazar y matar ciervos. Los sabuesos eran muy apreciados por su valor y su gentil dignidad.

En 1769 la raza estaba en un estado terrible. En la década de 1820, Archibald y Duncan MacNeil se esforzaron por devolver a la raza su gloria original. La raza también llegó a América. Durante la Primera Guerra Mundial, el número de ejemplares de la raza volvió a descender cuando se destruyeron muchas grandes fincas en Escocia e Inglaterra. El Lebrel escocés volvió a ser una raza rara de la que sólo disfrutaban unos pocos.

En la actualidad, el Lebrel escocés sigue siendo una raza poco habitual, apreciada por los amantes de los galgos o interesados por su origen escocés, pero cada vez más personas se enteran de que es una raza versátil y un perro excepcional en todos los aspectos. En la actualidad, el Lebrel escocés ocupa el puesto 135 entre las 155 razas y variedades registradas por el American Kennel Club.

Apariencia: altura, peso, pelaje, color

El Lebrel escocés se parece mucho al Greyhound, pero es mucho más grande y robusto. Su pelaje áspero y desordenado, creado como resultado de la adaptación al duro clima de su tierra natal, es su segundo rasgo distintivo principal. La combinación de sus largas patas, su enorme pecho y su fuerte columna vertebral refleja una combinación única de fuerza y velocidad, y no es difícil imaginar cómo podría derribar a un ciervo mucho más grande.

Su cabeza, plana y larga, se eleva ligeramente hasta la coronilla justo por encima de los ojos, pero luego desciende suavemente hasta el hocico sin detenerse. El hocico en sí es afilado y bastante elegante, a pesar de su masa. Tiene unas mandíbulas fuertes y una mordida de tijera perfecta, y su cara está cubierta de un pelo relativamente largo y sedoso que forma un grueso bigote. Sus ojos tienen los párpados negros y son marrones, y tienen un aspecto suave.

Las patas delanteras del Deerhound son bastante erguidas pero no deben ser rectas. Las extremidades inferiores son anchas, con huesos fuertes. Los miembros traseros tienen una angulación ligeramente mayor en las rodillas, también con huesos pesados. La musculatura lumbar está bien desarrollada. El pelaje es peludo, desaliñado. En la mayoría de los perros se encuentran flecos más largos en la parte posterior de las extremidades. El color del pelaje puede ser diferente: gris-azul, tigre, amarillo o rojo arena.

El personaje

La mejor manera de describir al Lebrel escocés es como caballeroso. Es suave pero fuerte, sensible pero valiente. Leal, devoto, tranquilo y vigilante son términos que se aplican a este perro. Es valiente ante el peligro, pero nunca agresivo.

Por supuesto, estas características no aparecen sin más. En el temperamento influyen muchos factores, como la herencia, el adiestramiento y la socialización. Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a la gente.

Al igual que cualquier otro perro, los Deerhounds escoceses necesitan una socialización temprana – exposición a muchas personas, vistas, sonidos y experiencias diferentes – a una edad temprana. La socialización ayuda a garantizar que su cachorro de Deerhound se convierta en un perro versátil. Las invitaciones regulares a los visitantes y las visitas a parques concurridos, tiendas donde se admiten perros y los paseos tranquilos para conocer a los vecinos también le ayudarán a perfeccionar sus habilidades sociales.

Atención

El pelaje rígido del Deerhound suele ser fácil de cuidar, pero algunas mascotas tienen pelos más sedosos y largos que pueden enredarse mucho. Sin embargo, lo único que necesita es un buen cepillado con un cepillo de púas dos o tres veces por semana. Trabaje por el pelo con un peine para galgos de acero inoxidable para asegurarse de que no se le escapa ningún enredo, y peine el pelaje de su hocico, y ya está todo listo. Esta raza sólo requiere unos pocos baños al año.

El resto son cuidados básicos. Recorte las uñas según sea necesario, normalmente una o dos veces por semana, y mantenga las orejas limpias y secas. Compruebe semanalmente si los oídos están sucios, enrojecidos o tienen un olor desagradable que podría indicar una infección. Si sus orejas parecen sucias, limpialas con un bastoncillo de algodón humedecido en un limpiador de oídos suave y de pH equilibrado recomendado por su veterinario.

Una buena higiene bucal también es importante. Cepíllate con frecuencia para garantizar una buena salud general y un aliento fresco. Acostumbre a su Deerhound al cepillado a una edad temprana, para que aprenda a aceptarlo de buen grado y con paciencia.

Formación

El cachorro de Deerhound más bonito del mundo sólo se convertirá en un adulto maravilloso si se le proporciona mucha interacción humana suave, ejercicio y una nutrición adecuada. Los Deerhounds son sensibles y responden mejor a los métodos de adiestramiento positivo. No prosperarán en una perrera ni serán abandonados en la casa mientras los dueños se van a trabajar. Aunque es tranquilo y digno en la casa, el Lebrel escocés puede perseguir a cualquier animal peludo que pase corriendo. Por este motivo, los paseos de cría deben realizarse con correa o en una zona vallada.

Enfermedades comunes

Al igual que otras razas, el Lebrel escocés puede ser peligrosamente susceptible a la anestesia y a ciertos medicamentos. Enfermedades estomacales repentinas y mortales. Los propietarios deben vigilar cuidadosamente la salud de su mascota.

Aunque la nutrición y el ejercicio son claves para crear un cachorro adulto sano y musculoso, el secreto de un Deerhound sano y duradero (además de los buenos genes) es que sea feliz y esté bien entrenado. No es una raza que tolere bien el estrés.

Y no se trata de una raza que sólo triunfe con un paseo diario por la ciudad. Debe mantener una buena salud hasta la adolescencia. Si su perro se ha vuelto más duro con los demás, tenga en cuenta que el Lebrel escocés nunca debe ser tan bueno como las demás razas grandes.

Nutrición

El perro no requiere ninguna alimentación especial. La única condición necesaria es que la dieta sea equilibrada. Puede optar por alimentos superpremium o acostumbrar a su mascota a la alimentación natural. Si ha decidido alimentar a su perro con productos naturales, debemos recordar las siguientes proporciones: carne (preferiblemente de vacuno, rica en mioglobina) – 60%; cereales, verduras, leche y productos lácteos – 40%. Una vez a la semana, podemos darle pescado de agua salada. Además, hay que tener cuidado con los suplementos vitamínicos. Las espinas de ave y de pescado son peligrosas para el Deerhound, al igual que para otros perros. Cambie el agua regularmente; debe ser fresca y accesible para su perro en todo momento.