Braco de Auvernia

Aunque la gran mayoría de los perros de esta raza se mantienen como perros de trabajo, se integran bien en la vida familiar. Son perros excepcionalmente cariñosos que adoran a los niños y son muy amables y pacientes con ellos. La raza también es brillante y puede adaptar hábilmente su comportamiento en función de su entorno laboral o familiar.

Índice de contenidos

Información sobre las razas
Otro nombre
Auvergne Pointer, Azul de Auvernia
Origen
Francia
Altura
Machos 57-63 cm
Hembras 53-59 cm
Peso
Machos 22-28 kg
Hembras 22-26 kg
Pieles
Corto, grueso, brillante
Color
Una mezcla de marcas blancas y negras, con manchas negras por toda la superficie
Vida útil
12-14 años
Clasificación ICF
Sabuesos y razas afines
Grupo
Perros de protección, perros de caza, perros para niños
Precio
Desde $400

Fotos de la raza

Características de la raza

Intelecto
8/10
Energía
8/10
Salud
9/10
Vigilando
9/10
Amor por los niños
8/10
Atención
7/10
Nutrición fácil
8/10
Necesidades de formación
9/10
Tendencia a la formación
9/10
Mudanza
7/10
Comunicación
8/10
Ira
2/10

Historia del origen

La raza se originó en Francia en el siglo XVIII. El resultado de un programa de cría fue un perro con un agudo sentido del olfato y persistencia llamado braco de Auvernia. Era, y sigue siendo, un cazador relativamente lento del que se espera que trabaje estrechamente con su amo.

El braco de Auvernia es un perro versátil capaz de realizar juegos de rastreo y de caza. Puede desempeñar las funciones de otras dos o tres razas más especializadas al mismo tiempo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los perros fueron abandonados o asesinados por sus dueños, que no tenían recursos para alimentarlos. Según los registros conservados por los historiadores de la raza, sólo unos 25 miembros sobrevivieron a la guerra, y fue a partir de esta pequeña reserva genética que renació el actual braco de Auvernia. Aunque la raza sigue siendo rara hoy en día, ya no se considera en peligro de extinción.

Apariencia: altura, peso, pelaje, color

El braco de Auvernia tiene un aspecto fuerte, pero al mismo tiempo noble, con una gran simetría de proporciones. Tiene un físico recto; la longitud de la espalda es igual a la de los miembros delanteros. Los labios superiores están bien desarrollados, se superponen a la mandíbula inferior y acentúan la forma cuadrada del hocico. La nariz es negra, con fosas nasales grandes y abiertas, y los ojos son de forma ovalada con un tono nogal oscuro. Las orejas son bastante altas y están bien situadas detrás del cráneo.

El cuello es relativamente largo, aproximadamente igual a la longitud de la cabeza. La espalda es fuerte y recta; el pecho es bien convexo, el abdomen firme y tenso, con pequeños huecos a los lados. La cola es alta y se mantiene en posición horizontal.

Las extremidades fuertes y rectas dan a la marcha del braco de Auvernia un aspecto ligero y elegante. Su pelaje es corto y brillante, más suave que el de muchos otros sabuesos. Su color es una mezcla de marcas blancas y negras, con manchas negras en toda su extensión que dan la ilusión de un tono azul. La altura ideal para los sabuesos macho y hembra es de 57-63 cm y 53-59 cm, respectivamente. Ambos sexos pesan entre 22 y 28 kg.

El personaje

Aunque la gran mayoría de los perros de esta raza se mantienen como perros de trabajo, se integran bien en la vida familiar. Son perros excepcionalmente cariñosos que adoran a los niños y son muy amables y pacientes con ellos. La raza también es brillante y puede adaptar hábilmente su comportamiento en función de su entorno laboral o familiar.

Se lleva muy bien con otros perros y se considera más feliz cuando vive en compañía de otro perro. Su comportamiento juguetón y su sociabilidad hacen que no pueda servir de perro guardián, aunque puede dar la alarma si oye algo extraño. No es agresivo y no intentará defender su territorio de los intrusos.

Atención

Un pelaje corto requiere muy poco mantenimiento. El cepillado una vez a la semana será suficiente para mantenerlo en buenas condiciones. Las robustas uñas del braco de Auvernia necesitarán ser recortadas cada 6-8 semanas con una tijera, y las orejas deberán ser cepilladas aproximadamente una vez cada dos semanas para evitar la acumulación de cera.

Formación

Un braco de Auvernia comprenderá indistintamente los deseos de su dueño y responderá en consecuencia. Se puede ver en su capacidad de adiestramiento, su afán de complicidad y su inteligencia. Es un placer trabajar con una mascota así.

Aquellos que quieran dedicar a su perro a los deportes caninos deben saber que, aunque es un cazador capaz en el campo, su ritmo lento no le permitirá destacar en la competición. Sin embargo, seguro que disfrutará participando en las pruebas caseras de su dueño. Esta raza de trabajo es muy resistente, por lo que debe entrenarse con la mayor frecuencia posible. Es aconsejable mantener a un perro de este tipo, no en un pequeño apartamento de la ciudad, sino en una casa de campo con acceso al patio.

Enfermedades comunes

Por desgracia, hay pocos datos sobre la salud de esta raza. Se sabe que las preocupaciones más comunes de los propietarios son las siguientes enfermedades:

  • estenosis aórtica;
  • displasia de cadera;
  • dislocación de la rótula;
  • atrofia progresiva de la retina.

Nutrición

El braco de Auvernia tiene un riesgo medio de obesidad. Para mantener a su perro feliz y sano, es necesario que le alimente con comida seca de calidad y que sean activos juntos. Debe encontrar un equilibrio entre la actividad de su perro y el número de comidas que realiza. Si se nota algún cambio de peso, debe consultar a su veterinario, hacer un plan de nutrición y medir el peso del braco de Auvernia regularmente.