Snowshoe

Un gato Snowshoe tiene una personalidad única con la que siempre es divertido convivir. Los Snowshoes son mascotas muy inteligentes pero al mismo tiempo gentiles y cariñosas. Les encanta pasar tiempo en compañía y prefieren no estar solos en casa todo el día. Normalmente, estos gatos están más apegados a un miembro de la familia, pero también mantienen una relación cálida con todos los demás. Se llevan bien con otras mascotas, incluidos los perros.

Características de la raza

Intelecto
8/10
Familiaridad, apegoc
9/10
Adaptabilidad
8/10
Enérgico
8/10
Salud
8/10
Mudanza
7/10
Amor para niños
8/10
Comunicabilidad
9/10
Amor a Miau
9/10
Nutrición fácil
7/10

Información de la raza

Origen
EE.UU.
Tamaño
Machos 27-30 cm
Hembras 25-28 cm
Peso
Machos 3,5-6 kg
Hembras 2,5-5 kg
Tipo de piel
Pelo corto
Colorear
Chocolate, azul, crema, carey, beige, así como varias combinaciones de estos colores
Estilo de vida
En el interior
Esperanza de vida
9-15 años
Clasificación FIFe
Categoría III: «Pelo corto y somalí» Designación de la raza – SNO
Clasificación WCF
Clasificación TICA
SN
El Grupo
Gatos de pelo corto, gatos populares, gatos de apartamento (gatos dóciles)

Fotos de la raza

Historia del origen

El Snowshoe es una raza antecesora del gato siamés. La aparición de la raza se remonta a finales de la época victoriana. Es esta época la que data el origen de la raza de gato siamés. La raza moderna del Snowshoe comenzó a desarrollarse a mediados del siglo XX. Fue una criadora de Filadelfia llamada Dorothy Hynds-Dogerty quien decidió crear el gato siamés en 1960. Comenzó la creación de la raza con tres gatitos siameses con patas blancas. Los cruzó con un gato doméstico de pelo corto con marcas que parecían un esmoquin: pelo negro por todo el cuerpo y vientre, pecho, garganta y patas blancas. Este cruce dio lugar a la raza moderna de Snowshoe.

Después de un tiempo, Dorothy Hynds-Dogerty dejó de criar gatos, pero otros criadores que vieron un futuro continuando el linaje de gatos interesantes y hermosos continuaron su trabajo. La Federación de Aficionados al Gato reconoció la raza del gato Snowshoe en 1982, seguida por la Asociación Americana de Aficionados al Gato en 1990 y la Asociación Internacional de Aficionados al Gato en 1994. Sin embargo, la raza sigue sin ser reconocida por la Cat Fanciers Association.

Apariencia: altura, peso, piel, color

Al igual que el siamés, el Snowshoe es un gato puntiagudo, lo que significa que tiene un cuerpo claro con zonas oscuras. Tiene la cola, las extremidades y las orejas oscuras y una «máscara» alrededor de los ojos, separada por una marca blanca en forma de «V» entre los ojos azules y por encima del hocico. El pelaje de los gatos Snowshoe es corto y sin subpelo. Los colores más comunes son el chocolate, el azul, la crema, el carey, el beige, el blanco o varias combinaciones de estos colores. El Snowshoe es un gato de tamaño medio con una complexión media. Su cabeza puede ser triangular o redonda. Sus orejas son anchas y puntiagudas, sus ojos tienen forma de nuez y su color es siempre un toque de azul.

Personaje

Un gato Snowshoe tiene una personalidad única con la que siempre es divertido convivir. Los Snowshoes son mascotas muy inteligentes pero al mismo tiempo gentiles y cariñosas. Les encanta pasar tiempo en compañía y prefieren no estar solos en casa todo el día. Normalmente, estos gatos están más apegados a un miembro de la familia, pero también mantienen una relación cálida con todos los demás. Se llevan bien con otras mascotas, incluidos los perros.

Una gata Snowshoe puede actuar como la dueña de la casa o ser la «mamá» de la persona que está constantemente pendiente de las actividades de su dueño. Puede seguirlo todo el día y estar pendiente de lo que hace. La mayoría de los gatos de esta raza son activos y movidos. Son muy habladores, lo cual no es sorprendente, dada su ascendencia siamesa. Afortunadamente, el Snowshoe tiene una voz suave y melodiosa que resulta agradable a los oídos.

Atención

Cuidar de un gato Snowshoe no es un gran problema. Lo principal es recordar la importancia de los procedimientos básicos de higiene para mantener al gato limpio y sano. Hay que cepillar a Snowshoe una o dos veces por semana para eliminar el pelo muerto y distribuir el sebo. Esto ayudará a mantener el pelaje bonito y sano. Se recomienda observar la higiene bucal diaria, es decir, no olvidar el cepillado de los dientes. Además, hay que acordarse de cortar las uñas, lo que es importante no sólo para el gato, sino también para mantener los muebles y el parqué de la casa en una sola pieza. Se recomienda mantener al Snowshoe dentro de casa. Esto le ayudará a protegerse de las enfermedades transmitidas por otros gatos, así como de otros peligros del exterior. Puede sacar a su gato a pasear de vez en cuando, pero sólo con una correa y un collar.

Educación

El gato debe ser educado a una edad temprana. Acostumbrar a la caja de arena y al comedero, al lugar para dormir, a usar el poste de rascado, a entender que no debe subirse a la mesa no le causará muchos problemas. Un gato aprenderá rápidamente todas estas reglas si encuentra el enfoque adecuado. Lo principal en el adiestramiento es no utilizar groserías ni castigos diversos.

Como los Snowshoes son gatos inteligentes, se les puede enseñar las normas de higiene y de la casa, así como varias órdenes y trucos. Estas mascotas suelen aprender a abrir puertas, correr en una carrera con otros gatos y disfrutar jugando a la pelota. Son gatos activos y atléticos que responden bien a los juegos que los ponen en movimiento. Cualquier adiestramiento en forma de juego aportará placer a la mascota, y los resultados no tardarán en llegar.

Enfermedades comunes

En general, el Snowshoe es un gato bastante sano e increíblemente resistente. La esperanza de vida de esta raza puede ser de hasta 15 años. Como la mayoría de las razas de gatos, el Snowshoe es propenso a los problemas renales y cardíacos, así como a la desparasitación. Otras enfermedades que se han visto entre la raza de gatos Snowshoe incluyen cosas como gingivitis, amiloidosis del hígado y peritonitis. Si un gato enferma, lo principal es llevarlo al veterinario a tiempo para que le proporcione los cuidados adecuados. Estas mascotas también pueden presentar problemas peculiares de los gatos siameses, como la deformación de la cola y el estrabismo. Afortunadamente, estas anomalías no afectan al modo de vida normal.

Nutrición

La alimentación de un Snowshoe es una parte importante del cuidado de este gato. Cada gato es único, y cada gato tendrá diferentes preferencias, pero aún así hay algunas pautas básicas de alimentación que deben conocerse. Los gatos Snowshoe necesitan una dieta equilibrada tres veces al día. Se les puede alimentar con comida natural y con comida comercial.

A la hora de elegir la comida natural, es importante recordar que supondrá un poco más de molestias que la alimentación industrial. Hay que estar preparado para comprar comida y cocinar específicamente para el gato, y tener siempre en cuenta que está estrictamente prohibido alimentarlo de la mesa familiar. La dieta de la mascota debe incluir carne magra, pescado de agua salada sin espinas, productos lácteos, verduras y hierbas. Además, la dieta del gato debe estar enriquecida con suplementos vitamínicos. Alimentarse con comida industrial es mucho menos molesto porque contiene todas las vitaminas y minerales necesarios para el gato. La comida debe ser de alta calidad, por lo que se recomienda elegir un alimento de primera calidad.