Británico de pelo largo

El gato británico de pelo largo no es caprichoso y es una mascota poco problemática para las personas que prefieren la paz y la tranquilidad. Los criadores experimentados señalan que los lowlanders son más maleables que sus homólogos de pelo corto. Los representantes de la raza se sienten cómodos solos. Sin embargo, no se debe dejar a la mascota durante mucho tiempo sin su atención.

Características de la raza

Intelecto
10/10
Familiaridad, apegoc
9/10
Adaptabilidad
9/10
Enérgico
8/10
Salud
8/10
Mudanza
6/10
Amor para niños
8/10
Comunicabilidad
8/10
Amor a Miau
7/10
Nutrición fácil
8/10

Información de la raza

Origen
Reino Unido
Tamaño
28-35 cm
Peso
Machos 5-7 kg
Hembras 3-5 kg
Tipo de piel
Pelo semilargo
Colorear
Cualquiera
Estilo de vida
Interior/exterior
Esperanza de vida
14-20 años
Clasificación FIFe
Clasificación WCF
Grupo 2: «Pelo semilargo» Designación de la raza – BLH
Clasificación TICA
BL
El Grupo
Gatos de pelo largo

Fotos de la raza

Historia del origen

El gato británico de pelo largo surgió como resultado del cruce de sus parientes de pelo corto con persas. El objetivo original de los criadores era ampliar la gama de colores británicos y aumentar su tamaño. Los primeros gatitos se consideraron un intento fallido de cruce, pero más tarde se convirtieron en una nueva y valiosa raza de cuatro patas.

El gato de pelo largo británico es muy conocido en el Reino Unido y fuera de él. La raza no tiene reconocimiento oficial en los registros mundiales. Sin embargo, esto no impide que gane popularidad entre los aficionados a las mascotas peludas.

Apariencia: altura, peso, piel, color

El gato británico de pelo largo es externamente muy similar a sus parientes de pelo corto. La diferencia evidente es la enorme cobertura de pelo. Representantes de la raza con un hocico redondo de tamaño grande o mediano. Vibrisse forma redondeada marcada. Los ojos son grandes, el iris es generalmente el color del color. En un gato con un tono plateado o gris, los ojos serán de un verde intenso.

El cuello es corto y ligeramente engrosado. A medida que el gato envejece, parece como si no existiera. Las puntas de las orejas son ligeramente redondeadas. Son de tamaño medio o pequeño, extendidas a los lados. Los representantes de la raza son fornidos, con patas gruesas. Las patas del British Longhair son de longitud media. La cola es gruesa, redondeada en el extremo. Los colores de los gatos son los mismos que los de los británicos de pelo largo. El pelaje es resistente y denso. Suele haber un plumón en el cuello y en las piernas del pantalón.

Personaje

El gato británico de pelo largo no es caprichoso y es una mascota poco problemática para las personas que prefieren la paz y la tranquilidad. Los criadores experimentados señalan que los lowlanders son más maleables que sus homólogos de pelo corto. Los representantes de la raza se sienten cómodos solos. Sin embargo, no se debe dejar a la mascota durante mucho tiempo sin su atención.

Los British Longhairs son juguetones y les encanta pasar tiempo tanto con los humanos como a solas con los juguetes. A medida que maduran, el rasgo flemático de estos cuadrúpedos se hace patente. Los representantes de la raza son condescendientes con los niños y otros animales. La socialización temprana del gato es necesaria para que se lleve bien con un perro. A los pelilargos británicos no les gustan los abrazos fuertes; si se les aprieta demasiado, pueden arañar o silbar.

Atención

Los British Longhairs son gatos limpios. Es necesario cambiar el relleno de la caja de arena a tiempo y vigilar el ensuciamiento de los cuencos de agua y bebida. Para una vida cómoda, un British Longhair necesita un poste de rascado; de lo contrario, puede dañar los muebles. Es necesario sacar al gato al exterior para que respire aire fresco. Si hay un balcón, haga un rincón para el gato. Asegúrese de cubrirlo con una red para que el cuadrúpedo no se caiga accidentalmente.

El pelo de la raza no se enreda, pero debe peinarse una vez a la semana. La muda del gato de cuatro patas no es estacional, sino que dura todo el año. En caso de que note que hay más pelo en el gato, aumente la cantidad de peinado.

Recorte las garras una vez cada dos o tres semanas en las patas delanteras y una vez al mes en las traseras. Limpiar los ojos de grumos mucosos para prevenir infecciones. La higiene de las orejas se realiza como y cuando estén sucias.

Educación

Los habitantes de las tierras bajas son difíciles de reeducar. Hay que inculcarles hábitos útiles y buenos modales desde una edad temprana. Los British Longhairs se acostumbran rápidamente a la caja de arena. Coloque varias cajas de arena para gatos en diferentes habitaciones, ya que el pequeño gatito puede olvidar dónde está la caja de arena.

No grite a su mascota ni le levante la mano. El British Longhair tiene una organización mental delicada; puede sacudir la psique del gato. A los Lowlanders les encantan los elogios. Dé al gatito una golosina como estímulo por sus logros. Es el mejor incentivo para el buen comportamiento.

Enfermedades comunes

El British Longhair es un gato con buena inmunidad. Con los cuidados y el alojamiento adecuados, la esperanza de vida alcanza los 20 años. Pero aun así, los de las tierras bajas son propensos a estas enfermedades:

  • enfermedad poliquística hepática;
  • la obesidad;
  • cardiomiopatía hipertrófica.

La obesidad puede provocar diabetes, artritis y otras enfermedades. La dieta del gato debe controlarse cuidadosamente.

Nutrición

Un británico de pelo largo puede alimentarse con comida seca, natural o una combinación. Las mezclas preparadas tienen los micronutrientes necesarios, y una dieta de alimentos naturales debe incluir:

  • leche y productos lácteos fermentados;
  • cordero, pavo o ternera;
  • subproductos;
  • huevos.

La leche sólo es necesaria para los gatitos; los adultos no la necesitan. Los huevos deben ser preferiblemente de codorniz, pero los de gallina (sólo la yema) sirven. Los cereales y las verduras frescas deben añadirse a la carne. Recuerda que los productos y subproductos animales deben ser tratados térmicamente.